Joaquín Campo-Redondo

Abogado

Profesional verificado

Sobre Joaquín Campo-Redondo

La experiencia y el conocimiento al servicio del cliente. Joaquín Campo-Redondo Fernández-Marcote acumula cerca de 20 años como abogado, con responsabilidades importantes dentro de grandes grupos empresariales, y todo ese bagaje es su principal aval para resolver los problemas de sus defendidos.

Entre las virtudes de este letrado se encuentra el no dejar que los temas se estanquen. Campo-Redondo considera que los casos necesitan una respuesta eficaz y rápida, porque la lentitud juega en contra de los intereses del cliente. Esa habilidad se une a su capacidad negociadora y al trato cercano que ofrece.

La calidad en su asesoramiento jurídico es un punto innegociable para este profesional que se caracteriza por ser una persona abierta, con buenas dotes comunicativas, una visión comercial desarrollada y don de gentes, lo que le permite entablar relaciones sociales de confianza. Todo ello con la sinceridad como base, una honestidad que considera debe ser bidireccional entre el cliente y el abogado.

Estudios de Joaquín Campo-Redondo

Universidad Autónoma de Madrid Derecho
Centro de Estudios Financieros Máster en Auditoría de Cuentas, Dirección y Gestión Contable
Colegio de Abogados de Madrid Curso de Práctica Jurídica

Conferencias y Docencias de Joaquín Campo-Redondo

Formación en materia laboral y de Seguridad Social para empresas privadas

Profesor en la empresa Fiscalidad y Derecho FIDE S.L.

Profesor del centro de formación ‘Foro de Economía’

Profesor de Derecho Laboral en el International Formation Center en colaboración con la Cámara de Comercio de Dusseldorf.

Joaquín Campo-Redondo es especialista en

Preguntas y respuestas sobre Joaquín Campo-Redondo

¿Nos podrías contar acerca de tu experiencia laboral?

Cuando acabé la carrera, y tras hacer el servicio militar obligatorio, entré como docente en FIDE SL, donde estuve cinco años dando clases sobre Derecho Laboral. Tras esa experiencia trabajé como responsable de personal para una empresa relacionada con la construcción y más tarde entré en una compañía dentro del grupo Santa Lucía, encargado de las relaciones laborales y los recursos humanos.

Durante todos estos años trabajando por cuenta ajena, acumulando experiencia y conocimiento, también he llevado asuntos por cuenta propia. En septiembre de 2016 decido emprender por mi cuenta y crear mi propia firma jurídica.

¿Cuál es tu principal habilidad o destreza como abogado?

La resolución rápida de los asuntos. No dejo que los asuntos queden estancados sino que trato de dar la mejor solución en el menor tiempo posible porque, por experiencia, sé que si los temas se estancan luego se acaban enconando y es más complejo encontrar una salida.

Además de eso los clientes destacan de mí la empatía y la capacidad de negociación, fundamental en las relaciones laborales. Se necesita esa habilidad y cercanía con las personas para resolver los problemas.

¿Por qué nuestros clientes deben elegirte a ti sobre la competencia?

Por la experiencia y la calidad, entendida como la prestación de servicios, la atención al cliente, y el seguimiento constante a cada caso. Cuando cojo un tema evidentemente no lo dejo atascado sino que el control es permanente y la comunicación fluida.

Por tanto no dejo desasistido al cliente, mantengo una comunicación regular por teléfono e email con el objetivo de informar en todo momento sobre cada movimiento que hago, siempre con la autorización del cliente. Aporto el valor añadido de no abandonar a nadie, y antes de dar un paso consulto con el cliente para que me dé el visto bueno. Como profesional experimentado aporto mi visión y mi juicio a mi defendido.

Llevo casi 20 años ejerciendo y me he enfrentado a situaciones de mucha trascendencia. Trabajando para el grupo Santa Lucía, donde hay más de 1.000 empleados, he negociado cerca de 70 textos legales, todas las relaciones laborales a nivel nacional, he elaborado los Convenios Colectivos sectoriales y provinciales, y he mediado en huelgas y conflictos colectivos. Todo ello da un bagaje muy importante.

Defínete como abogado

Soy una persona abierta, extrovertida, comunicativa, de buenas relaciones sociales. Eso se traduce profesionalmente en que no tengo problemas en relacionarme con nadie y me permite potenciar la sociabilización con el cliente. No tengo miedo a nada ni a nadie, aunque también sé ser prudente.

Tengo además una visión más comercial que es especialmente útil para ayudar al cliente a conseguir sus objetivos dentro del ámbito jurídico laboral. Cuido las presentaciones y expongo claramente cuáles son nuestros objetivos y cómo los vamos a alcanzar.

También soy una persona muy franca, intento que el cliente vea las posibilidades que tiene. El cliente tiene la última palabra pero yo doy mi sincera opinión para ayudar a que tome la decisión correcta.

¿Qué consejo le darías a un cliente que busca contratar los servicios en alguna de tus áreas legales?

La sinceridad es la base. El cliente tiene que ser sincero con abogado y contar todo, lo bueno y lo malo, siempre. Si oculta cosas al letrado este no puede hacer bien su trabajo, y la relación acabará por explotar.

Obviamente la honradez tiene que ser bidireccional, igual que pido al cliente que me cuente todo yo le cuento también todo, y si considero que hay o no caso. Los temas laborales suelen ser muy objetivos pero dentro de penal puede haber una diferencia de opinión que implique volcar el caso hacia un lado u otro. Por eso las versiones hay que contrastarlas siempre.

Para que el cliente confíe en el abogado debe valorar la cercanía, que le conteste con buen tono y que atienda a sus necesidades. Muchas veces el abogado es también psicólogo, el cliente tiene problemas jurídicos que es fácil que se mezclen con otros personales, pero hay que aprender a focalizar el asunto para resolverlo con garantías.

¿Tienes facilidades de pago? ¿Cómo articulas las tarifas?

Soy muy flexible en el aspecto del pago. Cada caso tiene sus matices y estoy atento a lo que considere el cliente, estoy abierto a sus propuestas en cuanto a la posibilidad de establecer unos plazos, por ejemplo. Además la primera consulta siempre es gratuita.

En cuanto al presupuesto, las tarifas las articulamos por procedimiento mientras que la asesoría empresarial funciona mediante igualas. Primero escucho al cliente y una vez analizada su situación elaboro el presupuesto y lo paso por correo electrónico. Prefiero las reuniones presenciales, donde podamos tranquilamente conocer y exponer los problemas y las soluciones. Si el cliente está conforme con el presupuesto firmamos una hoja de encargo.

¿Qué disponibilidad de atención tienes?

Para contactar con nosotros cualquier vía es buena. Las que más usamos son el correo electrónico y el teléfono, pero estamos al servicio de nuestros clientes a través de cualquier canal.

Nuestro radio de actuación es principalmente la Comunidad de Madrid, y en la mayoría de las ocasiones nos desplazamos nosotros si el cliente lo solicita. Llevamos la defensa tanto de personas jurídicas como de personas físicas, particulares, representamos a ambos.

Datos generales
Nº de colegiado
80222, ICAM
Madrid, 28003
Web
Honorarios
Facilidades de pago
1ª consulta gratuita
Idiomas
Castellano
Inglés