Abogados para contratos en Girona

Encuentra un abogado cerca de ti, tenemos abogados en toda España

Te conseguimos el abogado especialista que buscas de manera gratuita. Rellena el formulario y te conseguiremos hasta 3 presupuestos de abogados para contratos cerca de tu zona.
Ahorra dinero con abogados para contratos

Ahorra dinero

Los abogados compiten por tu caso, por esta razón te presentarán un buen presupuesto.
Ahorra tiempo buscando abogados para contratos

Ahorra tiempo

No pierdas más tiempo buscando y deja que nuestros abogados sean los que contacten contigo.
Presupuestos de abogados para contratos gratis y sin compromiso

Gratis

Easyoffer es un servicio 100% gratuito y sin compromiso. Solo dinos qué necesitas y lo conseguiremos por ti.

Solicita presupuestos gratis

Rellena el formulario con tus datos y una descripción de lo que necesitas para recibir hasta 3 presupuestos gratis.
Sin errores:
Gratis y sin compromiso

Consigue tu abogado para contratos en 3 pasos

1. Rellena el formulario

Danos tus datos y nuestro equipo se pondrá en contacto lo antes posible.

2. Recibe Presupuestos

Te conseguimos presupuestos gratis de los mejores abogados para contratos.

3. Elige el abogado

Compara presupuestos y elige el abogado que más se ajuste a tus necesidades.

Abogados para contratos en Girona

El contrato es un acuerdo mutuo y voluntario entre dos o más partes que las obliga en la prestación de un servicio o en relación a un bien. Los principales tipos de contratos son: civiles, mercantiles, laborales y bancarios.

En España existe una dualidad entre los contratos mercantiles y civiles por lo que en última instancia dependerá de la interpretación que haga un juez sobre ellos. Del mismo modo cada vez más se comprueba cómo se usa la figura del contrato mercantil en sustitución del laboral, lo que si bien no es una trampa sí que puede ser engañoso para aquellos que creen optar a un puesto de trabajo por cuenta ajena (contrato laboral) pero se encuentran que las condiciones son referidas a un autónomo (cuenta propia, generalmente contrato mercantil).

Contrato Civil

El contrato civil es el que se da entre dos o más personas físicas que dan su consentimiento voluntario para obligarse las unas a las otras en la prestación de algún servicio o en la compra-venta, permuta, donación o arrendamiento de algún bien, basando dicho acuerdo en el código civil.

Vender o alquilar una casa es uno de los trámites más comunes que requieren de un contrato civil. Cualquier tipo de arrendamiento, ya sea de una vivienda, plaza de garaje, local, vehículos, maquinaria, etc. requiere de un contrato civil mediante el cual se pacten las condiciones de la cesión, y la contraprestación, económica o no, que se dará a cambio.

De igual modo sucede con la compra-venta tanto de bienes inmuebles como de bienes muebles, y también de semovientes (que se mueven por sí mismos, como animales). Existen a su vez multitud de tipos de contratos civiles entre los que destacan los de permuta (dar una cosa por otra), donación (una persona cede gratuitamente alguna o todas sus propiedades a otra persona), de comodato (se cede gratuitamente un bien a otra persona por un tiempo limitado tras el cual esa propiedad debe volver a su dueño), o de depósito (mediante el que se compromete que una parte guardará un bien de otra hasta que esta lo solicite).

Entre los contratos civiles también se encuentran los de servidumbre, por los cuales se cede un espacio o un servicio perteneciente a una propiedad. Uno de los más frecuentes es el de paso, que se explica con un ejemplo: pongamos que existen dos fincas, una detrás de otra, y que para acceder a una de ellas es físicamente necesario atravesar por la otra. En ese caso se firma un contrato de servidumbre a través del cual un propietario se compromete a ceder un espacio concreto para que el otro pueda llegar a su propiedad.

Especial atención merecen, dentro de los contratos civiles, los enfocados al matrimonio. A través del contrato de capitulaciones prematrimoniales, que se firma entre una pareja con intención de casarse, se pacta qué tipo de régimen económico matrimonial se va a establecer en esa relación.

Contrato Mercantil

Al igual que el civil se trata de un acuerdo privado entre dos o más partes, personas físicas o jurídicas, por libre voluntad de ellas, para la compra-venta o cesión de algún bien o servicio. La diferencia es que los contratos mercantiles se rigen por el código de comercio y solo supletoriamente a través del código civil ya que están destinados a la actividad comercial e industrial.

Precisamente es la finalidad que se persigue con el pacto lo que va a determinar que la figura del mismo entre dentro de la rama mercantil, que a su vez dispone de más variedad que la civil en asuntos enfocados claramente al negocio.

Existe el contrato de compra-venta, a través del cual se negocia con bienes con el fin del lucro. Pero además hay multitud de contratos que establecen diferentes tipos de relación para diferentes fines. Es importante contar con la experiencia y asesoramiento de un abogado con conocimiento detallado del ámbito mercantil como los que pone a tu disposición Easyoffer para que puedas asegurarte el éxito en tus transacciones económicas, siempre con respeto a la Ley.

Dentro de la rama mercantil se pueden distinguir a grandes rasgos los contratos que regular las franquicias, las operaciones de leasing (arrendamiento financiero de maquinarias u otros bienes), factoring, concesiones para la prestación de un servicio o uso de un producto, contratos de transporte de personas o mercancías, préstamos y depósitos, créditos y seguros.

¿Qué diferencias hay entre los contratos mercantiles y los civiles?

Realmente existe en el ordenamiento español una dualidad en estos dos tipos de contratos, civiles y mercantiles. Por lo tanto para delimitar lo que cada uno puede abarcar se recurren a reglas de interpretación que indican que para el ámbito civil se buscan reglas de carácter subjetivo mientras que el código de comercio se basa en cómo esos contratos pueden afectar al tráfico mercantil por lo que se pretende un carácter objetivo.

Contrato Laboral

El Ministerio de Empleo distingue varios tipos de contrato laboral que van a definir el cómo de la relación entre una empresa (persona jurídica) y su trabajador (persona física). Las modalidades de contrato de trabajo sí se distinguen claramente de los contratos civiles y mercantiles y no son ni mucho menos estables ya que depende de cada Gobierno el fijar los modelos que estime oportuno para fomentar la actividad laboral. Desde principios de 2016, el Estado distingue entre cuatro grandes tipos de contrato, con sus peculiaridades: indefinido, temporal, para la formación y el aprendizaje, y en prácticas.

Contrato indefinido: es aquel en el que no se fija una fecha límite en la prestación de servicios. Con carácter general puede ser verbal o escrito (aunque se puede exigir que sea por escrito), con independencia de la duración de la jornada laboral e incluso para actividades fijas discontinuas. La empresa puede beneficiarse de incentivos fiscales por la contratación indefinida de determinados sectores de la población siempre y cuando se cumplan unos requisitos como son estar al corriente de pagos, no haber realizado despidos improcedentes en los seis meses anteriores, no haber cometido infracciones graves y mantener al trabajador recién contratado al menos 36 meses.

Contrato temporal: establece la relación empresario-trabajador por un tiempo definido, ya sea a jornada completa o parcial. También se beneficia de descuentos fiscales por la contratación de determinados segmentos de población que coinciden en muchos casos con los establecidos para la contratación indefinida. En este apartado se incluyen los contratos por obra y servicio (aquellos de duración incierta pero nunca superior a 3 años) y las interinidades (sustituir temporalmente a trabajadores con derecho sobre este puesto u ocupar dicho puesto de trabajo durante el proceso de selección para su cobertura definitiva).

Contrato para la formación y aprendizaje: es un modelo ideado para favorecer la inserción laboral de jóvenes mientras acaban su formación, por lo que tiene como finalidad que el asalariado-estudiante pueda alternar actividad laboral retribuida con actividad formativa en el marco de la formación profesional. A esta fórmula se puede adherir los estudiantes entre 16 y 25 años (hasta 30 años mientras la tasa de desempleo no baje del 15%).

Contrato en prácticas: a través de este tipo de contrato se pretende otorgar experiencia laboral al trabajador en el campo acorde a sus estudios cursados. Está destinado a titulados universitarios o en formación profesional de grado medio o superior, y firmados por un tiempo determinado que no podrá ser inferior a seis meses ni superior a dos años, aunque según los convenios colectivos de cada sector se podrá prorrogar este contrato hasta en dos ocasiones con una duración mínima de seis meses.

Contrato Bancario

Es aquel que específicamente se firma voluntariamente entre una entidad financiera y su cliente a través del cual se desprenden unos derechos y obligaciones que comprometen a ambas partes. Esta modalidad de contrato se refiere generalmente a los establecidos como consecuencia de la propia actividad cotidiana de la entidad.

Existen multitud de tipos de contratos bancarios aunque son cuatro los que destacan por su mayor uso:

Contratos de pasivos: son los más comunes, los contratos que se firman al abrir una cuenta de ahorros o una cuenta corriente. Suponen obligación por parte de ambas partes ya que la entidad capta dinero en efectivo del cliente, que confía que su dinero esté seguro y pueda disponer de ello según lo firmado.

Contratos de activos: se trata de contratos mediante los que se otorga un crédito, aval, anticipo o tarjeta de crédito por parte de la entidad financiera al cliente. También incluyen contratos de leasing.

Contratos de servicios bancarios: se trata de servicios que pone a disposición del cliente a cambio de unas comisiones. Incluye la custodia de depósitos de valores para invertir en renta variable, la cesión de cajas fuertes, etc.

Contratos de intermediación: en los que las entidades financieras ejercen de intermediarios entre el cliente y otras empresas como pueden ser las que gestionan seguros o fondos de inversión.

Asesórate para la redacción y firma de contratos

Estos son los principales contratos que existen pero no son los únicos. En cualquier caso es necesario contactar con un abogado especialistas en temas civiles y/o mercantiles que pueda asesorarte en la redacción y firma de tus contratos para asegurar que está hecho de acuerdo a la Ley y evitar de ese modo sorpresas desagradables. Easyoffer pone a tu disposición a los mejores profesionales que de manera gratuita y sin compromiso estudiarán tu caso para ofrecerte hasta tres presupuestos que se ajusten a tu necesidad.

Nuestros abogados son especialistas en:

Últimos casos de abogados para contratos en la provincia de Girona

Rebeca ha contratado un abogado para contratos en Girona a través de Easyoffer.

Hace 2 semanas

Hemos ayudado a Rubén a encontrar un abogado para contratos en Girona.

Hace 1 mes

Carlos ha recibido tres presupuestos de abogados para contratos en Girona.

Hace 2 meses

Pablo ha escogido uno de los tres abogados para contratos de Girona que le enviaron presupuesto.

Hace 3 meses

Paula ha recibido tres presupuestos de abogados para contratos en Girona.

Hace 3 meses

César ha contratado un abogado para contratos en Girona a través de Easyoffer.

Hace 4 meses

Tres de nuestros abogados para contratos en Girona han enviado presupuesto a Javier.

Hace 5 meses

Hemos ayudado a Javier a encontrar un abogado para contratos en Girona.

Hace 5 meses

Gracias a Easyoffer Noelia ha encontrado un abogado para contratos barato en Girona.

Hace 5 meses