El latigazo cervical: síntomas, tratamiento y reclamaciones

El latigazo cervical es una lesión que, aunque no es grave, puede producir fuertes molestias e incluso dolor intenso, pudiendo llegar en algunos casos a convertirse en una dolencia crónica. Hablamos, técnicamente, del daño en los músculos del cuello o bien en los tendones que conectan los músculos al hueso. De existir dolor, este se produce frecuentemente en la zona del cuello o de los hombros.

No hay que confundir el latigazo cervical con el esguince cervical, ya que, aunque sus síntomas y tratamientos pueden ser similares, no siempre ocurre así. El origen del esguince cervical se encuentra en el desgarro de los ligamentos, que conectan los huesos de las vértebras entre sí.

Padecer un latigazo cervical implica sufrir también sus síntomas y genera la necesidad de seguir un tratamiento, habitualmente combinando la inmovilización de la zona con sesiones de fisioterapia y rehabilitación.

Conocemos a continuación todos los detalles de esta dolencia, de su tratamiento y de las implicaciones que puede tener en el ámbito legal y laboral en caso de producirse por un accidente de tráfico, una de sus causas más habituales.

¿En qué consiste el latigazo cervical?

La lesión de los ligamentos de las vértebras que causa el latigazo cervical suele producirse por unas excesivas flexiones y extensiones del cuello, generalmente producidas a raíz de un fuerte impacto producido por sorpresa, como el que sucede cuando tenemos un accidente de tráfico y nos golpea el coche que circula detrás de nosotros.

En esta situación, el cuello se encuentra relajado y no es capaz de establecer de forma inmediata un límite en el movimiento producido por el choque. Es por este motivo que, de manera general, se asocia el latigazo o esguince cervical con los accidentes de tráfico. Sus consecuencias se agravan de forma especial en los casos en los que no se lleva el cinturón de seguridad o en los que no se cuenta con una musculatura especialmente fuerte.

latigazo cervical

Síntomas del latigazo cervical

El diagnóstico de un latigazo cervical no tiene lugar tras la realización de unas pruebas médicas, pues, en la mayoría de los casos, ni la radiografía, ni el TAC ni el electromiograma son capaces de mostrar alteraciones significativas, más allá de las puede presentar cualquier persona que se encuentre sana.

Por eso, cobran tanta importancia en este caso los síntomas del latigazo cervical, así como la exploración física y el hecho de que el dolor aparezca al cabo de unas horas de haber sufrido un accidente de coche por alcance. Estos síntomas son:

  • Dolor en la zona del cuello (cervicalgia).
  • Tensión y agarrotamiento muscular en la zona del cuello.
  • Menor rango de movimientos en la zona cervical.
  • Dolor al realizar movimientos con la cabeza.
  • Dolor de cabeza, que normalmente comienza en la base e irradia hasta la frente (cefalea).
  • Dolor lumbar.
  • Dolor en los dedos de la mano (síndrome del túnel carpiano).
  • Sensación anormal de frío, calor u hormigueo en la piel (parestesia).
  • Mareos e inestabilidad.
  • Disfunción mandibular.

Hay que tener en cuenta que el latigazo cervical no es una lesión objetivable, es decir, no se producen cambios en la zona afectada que puedan explicar de forma razonada la existencia de los síntomas, reduciéndose así su justificación a los síntomas relatados por el paciente.

Este hecho puede causar diferencias de opiniones entre asegurados, compañías aseguradoras y profesionales médicos, así como dificultar la justificación del daño y el cobro de la correspondiente indemnización. Es por ello que contar con el consejo y el asesoramiento de un abogado experto puede ayudar a los afectados a reclamar sus derechos.

Tratamiento del latigazo cervical

Con el paso de los años y la realización de diversas investigaciones, se ha llegado a la conclusión de que la inmovilización de la zona afectada mediante la colocación de un collarín solo es adecuada en los casos en los que el dolor es más agudo, y limitando su uso a los primeros días tras la lesión.

En cambio, cobran más importancia en el tratamiento del latigazo cervical las siguientes técnicas:

  • La aplicación de frío en la zona tras el impacto.
  • La toma de medicamentos antiinflamatorios para reducir paulatinamente el dolor y la inflamación.
  • La realización de masajes locales.
  • Ejercicios de respiración y movilidad torácica.
  • La aplicación de ultrasonidos.
  • En muy pocos casos es necesaria la intervención quirúrgica.

El tiempo de recuperación tras un latigazo cervical es relativo y depende de cada caso particular. Se recomienda retomar la vida normal en cuanto remita el dolor, siempre tomando precauciones a la hora de practicar deporte o cualquier otra actividad que implique movimientos de intensidad.

En ocasiones, las molestias puntuales continúan apareciendo en el afectado mucho tiempo después del impacto, convirtiéndose así en una leve dolencia crónica.

Latigazo cervical causado por accidente de tráfico

Aunque es posible sufrir un latigazo cervical en muchas otras situaciones, como por ejemplo practicando esquí o escalada, los accidentes de tráfico suelen ser su causa más común.

Independientemente del dolor que se sienta en el momento del impacto, y teniendo en cuenta que cada caso tomará su rumbo concreto y los plazos y procedimientos pueden variar sensiblemente, a continuación se enumeran y explican los sucesivos estados que atraviesan de manera más o menos habitual los afectados por un latigazo cervical originado por accidente de tráfico:

1. El accidente

En la mayoría de los casos, los latigazos cervicales producidos por accidentes de tráfico tienen origen en un alcance, es decir, ocurren porque el coche que circula inmediatamente detrás de nosotros no frena a tiempo cuando lo hacemos nosotros, y golpea la parte de atrás de nuestro vehículo.

Casi con toda seguridad, la culpa recaerá en el otro conductor, y lo más recomendable es tratar de rellenar el parte amistoso de accidente en ese mismo momento, si las lesiones no son graves.

En el supuesto de que el otro conductor se niegue a asumir los hechos, o si los daños materiales son importantes, lo conveniente es llamar a las autoridades, que se encargarán entonces de completar el atestado.

Además, habrá que llamar a nuestra compañía aseguradora para informar del accidente, del estado de nuestro vehículo y el de los demás conductores implicados, del resultado de las negociaciones y de nuestro estado de salud, para que inicie los trámites correspondientes.

 

2. La visita médica

Si sospechamos que podemos tener una lesión o sufrimos dolor en alguna parte de nuestro cuerpo, es primordial que acudamos lo antes posible al médico, si no lo hemos hecho de urgencia desde el lugar del accidente.

Esto es importante porque, a la hora de realizar cualquier tipo de reclamación o para justificar nuestra lesión, el hecho de tardar más de 72 horas jugaría en nuestra contra. Recuerda también que, sea cual sea el resultado de la exploración, deberías solicitar siempre el parte de asistencia médica, y conservarlo.

3. Solicitar asistencia legal

Si, tras el accidente y la correspondiente visita médica, corroboras que sufres un latigazo cervical (o cualquier otra lesión), deberías plantearte muy seriamente, además de iniciar el tratamiento y recuperarte sin secuelas, contar con la asistencia de un abogado. Esto es especialmente recomendable porque la legislación vigente, recogida en forma de ley en el Baremo de accidentes, es especialmente compleja y de difícil interpretación.

Contar con asesoramiento legal te permitirá reclamar con todas las garantías las cantidades que te correspondan, así como justificar tus lesiones en caso de necesitar la baja laboral.

Presupuestos de abogados y asesores gratis

Asesórate de la mejor manera

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo.
¡Gratis y sin compromiso!

 

4. Inicio del tratamiento y de la rehabilitación

En la mayoría de ocasiones en las que se sufre un latigazo cervical a raíz de un accidente de tráfico es necesario seguir un tratamiento farmacológico acompañado de sesiones de fisioterapia o de la realización de ejercicios prescritos por el médico, aunque las lesiones no alcancen la gravedad suficiente para suponer la baja laboral.

Pero, en caso de que sí se reconozca la incapacidad temporal, esta deberá quedar adecuadamente documentada, ya que su aplicación aumentaría el importe de la correspondiente indemnización.

Concretamente, si a causa de nuestras lesiones dejamos de acudir a nuestro puesto de trabajo por estar de baja, por cada día que esto ocurra y hasta nuestra total recuperación podríamos percibir 52,26 euros, según los datos del Baremo en 2018. Vemos más detalladamente los factores que influirán en la indemnización por accidente de tráfico, a continuación.

5. La indemnización

Tras el alta médica y una vez estemos recuperados, probablemente llegará el momento de preocuparnos por la indemnización que consideramos que nos corresponde percibir. Si decidimos en su momento solicitar la ayuda de un abogado, probablemente no será una cuestión que nos deba preocupar en exceso, puesto que él se encargará de todos los trámites. Aun así, es importante que sepas que el importe de la indemnización por accidente de tráfico dependerá de varios factores.

En primer lugar, y tal como se señala en el artículo 135 del Baremo de accidentes, “Los traumatismos cervicales menores que se diagnostican con base en la manifestación del lesionado sobre la existencia de dolor, y que no son susceptibles de verificación mediante pruebas médicas complementarias, se indemnizan como lesiones temporales, siempre que la naturaleza del hecho lesivo pueda producir el daño de acuerdo con los criterios de causalidad genérica”.

Los criterios de causalidad a los que se refiere la ley, y que determinarán la pertinencia o no de la indemnización, son los siguientes:

  • Criterios de exclusión: que no exista otra causa que pueda ser el origen del latigazo cervical que padece el afectado.
  • Criterios cronológicos: que los síntomas se produzcan dentro de los periodos de tiempo que se consideran razonables. Este punto explica la relevancia que tiene recibir asistencia médica antes de que transcurran 72 horas desde el accidente. Si pasa más tiempo, no se cumplirán los criterios cronológicos.
  • Criterios topográficos: que exista una relación directa entre la zona afectada y el latigazo cervical, es decir, que el afectado exprese dolor en la zona del cuello o en cualquiera de las zonas en las que pueden hacer acto de presencia los síntomas derivados de la lesión (cabeza, hombros, manos, espalda).
  • Criterios de intensidad: que exista una relación y una justificación entre la lesión producida y la intensidad del accidente. En este sentido, cobran especial importancia los informe biomecánicos, que son pruebas periciales capaces de determinar la velocidad de los vehículos y la potencia del choque, para posteriormente evaluar si la lesión es coherente y objetiva, o no.

Únicamente se podrá tener derecho a percibir una indemnización si se cumplen los cuatro criterios de causalidad comentados.

En la misma línea, también es clave saber que existen tres apartados dentro de la indemnización concreta que aquí nos ocupa, que no es otra que la indemnización por esguince cervical.

1. El tiempo de curación del latigazo cervical

Influirá en el importe final de la indemnización la cantidad de días que transcurren desde el momento del accidente hasta que se produce el alta médica. A su vez, esos días pueden clasificarse en cuatro categorías: de perjuicio muy grave (si pierde totalmente su autonomía), de perjuicio grave (si pierde parcialmente su autonomía), de perjuicio moderado (si pierde la capacidad de trabajar) y días básicos (si no pierde autonomía ni capacidad).

2. Las secuelas del latigazo cervical

Son muchas las secuelas que pueden aparecer a raíz de sufrir un latigazo cervical, por lo que lo más conveniente para saber la correspondencia entre estas y el importe de la indemnización es consultar el baremo médico, que viene reflejada en puntos de referencia.

3. El perjuicio patrimonial del latigazo cervical

La pérdida patrimonial derivada de un latigazo puede dividirse en dos tipos:

  • El daño emergente: corresponde a los gastos derivados de la rehabilitación y curación del perjudicado, como pueden ser los gastos en material farmacéutico, el coste de sesiones de fisioterapia o de los desplazamientos a la consulta médica.
  • El lucro cesante: corresponde a la pérdida económica derivada del hecho de dejar de percibir la totalidad del salario por estar de baja.

El importe final de la indemnización dependerá de todos los factores hasta ahora comentados, y suele oscilar entre los 2.000 € y los 6.000 €. Recuerda que si necesitas ayuda para calcular y reclamar tu indemnización o para gestionar cualquier otro trámite relacionado con los accidentes de tráfico, en Easyoffer podrás encontrar al experto adecuado.

Presupuestos de abogados y asesores gratis

Asesórate de la mejor manera

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo.
¡Gratis y sin compromiso!
Júlia Jiménez
Júlia Jiménez Periodista, redactora freelance y SEO copywriter www.lasletrasdejulia.com