Categoría: Laboralista

El peligro acecha donde menos lo esperas. Puedes tropezar bajando las escaleras de tu casa o con un adoquín suelto en la acera, tu bicicleta puede resbalar en la calzada húmeda y caer, o haciendo deporte puedes doblarte un tobillo y producirte un esguince. En la vida hay que tomar precauciones para evitar accidentes que nos puedan lesionar, pero si hay un sitio donde es imprescindible hacer de la cautela una bandera es en el puesto de trabajo.

En la actualidad, y con la legislación laboral vigente, hay distintas maneras y, muy fáciles, de poner a una persona de patitas en la calle, tal y como se diría en un lenguaje divulgativo. Si crees que están pensando en despedirte, es mejor que estés preparado y que te informes en la medida de lo posible sobre las causas a las que puede acogerse tu empresa en caso de que decida dar el paso y enviarte a engrosar las colas del INEM.