Beneficios de contratar un abogado inmobiliario

Seguramente has visto alguna vez Aquí no hay quien viva, o La que se avecina, ¿verdad? Estas series de humor han triunfado en España, y no es casualidad. Los problemas en una comunidad de vecinos son frecuentes, se dan a diario, y aunque en la mayoría de casos todo queda en anécdota, o en tópicos para hacer una serie de ficción, la realidad es que no siempre es tan divertido.

Las personas que han sufrido un problema serio en su comunidad de propietarios posiblemente no se lo tomen con tanto humor como los protagonistas de estas series. La convivencia en un bloque de viviendas, en una parcela común, crea desgaste y más si no se tienen claras las normas, desde un principio. Hay que tener claro que todos los vecinos estáis en el mismo barco y que si no fijáis el mismo rumbo para beneficiarse mutuamente, posiblemente la comunidad se convierta en un sálvese quien pueda.

Para evitar llegar a ese punto, sacar los botes salvavidas y remar hacia una propiedad más tranquila, desde Easyoffer os queremos dar buenos motivos para que antes de que la situación se enquiste del todo puedas solucionarlo por una vía pacífica y de acuerdo a la Ley. Además de con la comunidad de vecinos, dentro de la rama del Derecho inmobiliario pueden surgir problemas entre propietario e inquilino (otra bella relación que puede acabar en pesadilla), e incluso las nubes negras pueden aparecer sobre tu cabeza cuando el sueño de comprar una vivienda se torna al blanco y negro.

Para vivir tu vida a color, presta atención a estos consejos ya que la contratación de un abogado Inmobiliario es beneficioso en más de un sentido.

Aquí sí hay quien viva

Dentro de una comunidad de propietarios, más que tener a Juan Cuesta como presidente, es necesario que existan unas normas de convivencia básicas que se plasmen por escrito en los estatutos, aprobados por mayoría en el momento de la constitución de la comunidad de propietarios. La Ley de Propiedad Horizontal (el Código civil para Cataluña) regula cómo deben ser las relaciones imperantes en un bloque cuyos inmuebles compartan elementos comunes, como pueden ser la fachada, las escaleras, el ascensor o el ático.

Si no quieres que tu bloque se convierta en la 13 Rue del Percebe es importante que todos los vecinos tengáis claras las normas imperantes, y que el presidente o vicepresidente de la comunidad se las hagan llegar a los nuevos inquilinos.

Para favorecer que vuestra comunidad sea una balsa de aceite en la que reine la armonía y cordialidad, podéis contar con un administrador de fincas que trabaje para vosotros, se encargue del cobro de los pagos (ojo, porque este es uno de los motivos principales de conflicto), y pueda representaros ante terceros.

Precaución, amigo propietario

Otra de las buenas razones que puedes tener para contratar a un abogado especialista en derecho inmobiliario es el hecho de que tengas un inmueble alquilado. En algunos casos ofrecer un piso en alquiler es parecido a jugar a la ruleta rusa: nunca sabes cuándo vas a perder.

Por lo general la relación entre inquilino y propietario va a ser cordial, respetuosa, dialogaréis los problemas y encontraréis una solución que satisfaga y beneficie a las dos partes. Pero, ¿y si eso no ocurre? Entonces te habrá tocado la bala.

Los problemas con los inquilinos pueden ser difíciles de lidiar, y duros de asimilar. Hechos como no responsabilizarse de los desperfectos en el hogar, solicitar gastos que no recordasteis incluir en el contrato, o llegar al extremo de que no te pague las cuotas y además no se quiera ir de la casa, pueden pasar. La clave es desde el principio marcar en un contrato las líneas rojas, porque luego eso te servirá para reclamar ante la Ley.

Pero no solo el propietario tiene que sus recelos en esta relación, ya que aunque es menor frecuente el inquilino también puede verse afectado por fraudes que quieran cometer en su contra, cargándole gastos, obligándole a asumir unas obras sin indemnizarle, o extorsionándole para que abandone el piso. Todo ello debe quedar en manos de un abogado inmobiliario.

Desahucios, qué son y como pararlos

La actualidad en los últimos años ha traído al primer plano los desahucios. Estos se pueden producir por varias causas, como es que un inquilino (volviendo al caso anterior) no pague sus cuotas, y también cuando un propietario con una hipoteca no puede hacer frente a las obligaciones contraídas con una entidad bancaria. En cualquiera de los dos casos, si se hace efectivo, significará que esa persona se queda sin hogar.

El proceso de desahucio no es rápido (aunque existen algunas fórmulas abreviadas para ciertos casos que agilizan bastante el proceso). Por eso si estás bajo la espada de Damocles contacta cuanto antes con un abogado inmobiliario especialista porque será quien te pueda liberar de esa pesada carga, y pueda hacer que al final no se haga efectivo tu desahucio, o que acceda el banco a aceptar la dación en pago, es decir, la casa a cambio de las deudas.

Cuando comprar una vivienda se convierte en un calvario

Qué bonito, ¿verdad? Esas parejas jóvenes que salen en los carteles publicitarios delante de la construcción de nuevas viviendas, con su perro, igual con su hijo, y con la felicidad de que van a encontrar un hogar en el que echar raíces.

Por desgracia la publicidad no incluye las posibilidades de que tu nuevo hogar tenga grietas, goteras, humedades, las puertas no cierren bien, o la calidad de los materiales no sea la que te hayan prometido. O aún peor, la edificación no es sólida y corre el riesgo de venirse abajo.

No dejes que las ilusiones rotas se apoderen de tu ánimo porque en estas situaciones tienes a la Ley de tu lado, en concreto, la Ley de Ordenación de la Edificación. En el ordenamiento español vienen recogidos una serie de puntos que te podrán ser de utilidad. Debes saber que tienes hasta un año desde que recibes la vivienda para reclamar defectos en los acabados, de tres años para fallos que afecten a la habitabilidad del inmueble (problemas medioambientales, filtraciones, cuestiones de seguridad, etc.), y hasta diez años para que detectes y reivindiques problemas en la seguridad del edificio.

Por lo tanto ante cualquier problema de estos, no veas a las empresas constructoras como temibles molinos de viento ya que no te hará falta ser Don Quijote para reivindicar por lo que es justo. Rellena el formulario online en Easyoffer y cómodamente, sin molestar a Rocinante, tendrás hasta tres presupuestos gratuitos y sin compromiso para elegir a tu fiel Sancho Panza, escudero este con conocimientos avanzados en las leyes lo que te permitirá recuperar tu dinero.

Presupuestos de abogados y asesores gratis

Asesórate de la mejor manera

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo.
¡Gratis y sin compromiso!

Cuando las trabas vienen desde el Ayuntamiento

Hemos analizado casos en los que los problemas vienen por parte de los vecinos, de los inquilinos y propietarios, incluso de las empresas privadas: entidades financieras y constructoras. Pero entre todos ellos, queda por descubrir el último y más tenaz de las entidades que pueden hacerte necesitar un abogado inmobiliario: la Administración pública.

Y si hablamos de la rama inmobiliaria, donde más facilidades tiene el Ayuntamiento de ponerte trabas es con la licencia de obras (y con el IBI, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles que hay que pagar puntualmente como propietario).

Cuando realices una obra en tu vivienda, por muy pequeña que esta sea, necesitarás el permiso del consistorio. Lógicamente hay diferencias, ya que la Ley establece unos procedimientos según si la obra es menor o mayor, es decir, si son acabados o si vas a modificar la distribución de los elementos.

En este caso no hay una normativa que se aplique uniformemente sobre todo el territorio nacional sino que cada Ayuntamiento pone sus normas. Alguno facilita la labor, y simplemente con informar en el caso de una obra menor es suficiente. En otros exigirán una serie de burocracia. Por lo general, todos coinciden en que si la obra es de gran envergadura necesitarás un proyecto aprobado por un aparejador o arquitecto para obtener tu permiso.

¿Y qué pasa si no tienes licencia? Pues pueden suceder dos cosas. Que tengas suerte, nadie se queje, y puedas acabar tu obra sin problemas. O que no la tengas, un vecino te denuncie, o la policía al pasar por tu calle se percate, y el Ayuntamiento pare los trabajos, te ponga una multa, y te obligue a obtener la licencia correspondiente. La decisión es tuya, los abogados a tu servicio los ponemos nosotros elijas el camino que elijas.

Estos son los principales beneficios por los que es imprescindible requerir de un abogado especialista en derecho inmobiliario. No son los únicos, ya que leyes sobre esta materia son extensas y abarcan un sinfín de circunstancias, pero muchas de ellas no te afectarán.

Ante cualquier problema jurídico nuestra recomendación es que entres en Easyoffer, de forma totalmente gratuita, y te intereses por los profesionales que ponemos a tu disposición. Rellena el formulario online y desde el primer momento estaremos a tu lado para conocer tus necesidades, encargar tu caso a un especialista, y que tú puedas recibir sin compromiso alguno hasta tres presupuestos. Lo ponemos fácil, porque entendemos que la búsqueda de un abogado inmobiliario no tiene que ser ningún problema para ti, y porque te mereces poder comparar opciones y elegir la que mayor confianza te genere.

Daniel Álvarez
Daniel Álvarez Redactor Easyoffer