¡Evita tropiezos al crear una empresa!

Puede que seas autónomo y quieras dar el paso para constituir tu propia empresa, o puede que directamente no quieras seguir trabajando para otros y hayas decidido “montártelo por tu cuenta”. Sea como sea, hay una serie de pasos que debes seguir, dejamos claro cuáles son para que empieces cuanto antes.

¿Tienes una idea y quieres ponerla en marcha? Hoy te contamos punto por punto los pasos que has de seguir para emprender como empresa a pesar de no haber muchas ayudas.

Paso 1: De dónde vengo

Dónde estoy, cómo estoy, a dónde quiero ir y… ¿por qué? Sé consciente de tu potencial, de hasta donde quieres llegar y qué necesitas para conseguirlo.

Paso 2: A dónde voy

Lo más habitual suele ser tener una buena idea y decidir crear una empresa; pero también puede pasar que dispongas del capital y que tengas que buscar un nicho, un negocio que funcione. Puedes mirar dentro de ti y convertir una afición en un trabajo, o identificar problemas a tu alrededor y darles una solución con tu futuro negocio, por ejemplo.

  • Elabora un DAFO: Analiza las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de tu futura empresa.
  • Haz un Plan de negocio: para presentar a posibles inversores o a las entidades bancarias y tener tú mismo un control de los riesgos a los que tendrás que enfrentarte.
  1. Actividad a desarrollar
  2. Estudio de mercado
  3. Planificación global y a largo plazo
  4. Valoración de riesgos
  5. Capacidad financiera
  6. Viabilidad del negocio

Paso 3: Contacta con un abogado

Desde el momento en que se decide crear una empresa, hay mucho que tener en cuenta. Encuentra un abogado especializado en empresa, y que brindan una garantía total en su profesionalidad para que la creación o el desarrollo de tu proyecto empresarial pueda funcionar con un adecuado apoyo legal y el mejor asesoramiento.

Paso 4: A quién meto en el barco

Sociedad Limitada, cooperativa, sociedad civil… ¿cuáles son las ventajas e inconvenientes? ¿Cuál será la mejor fórmula para ti? Lo más habitual es crear una Sociedad Limitada (S.L.), pero lo primero es conocer la normativa legal sobre la que vas a desarrollar tu actividad, porque en muchos casos determinará la forma bajo la que habrás de crear la empresa. ¡También hay que tener en cuenta el número de socios que participará en tu iniciativa!

Presupuestos de abogados y asesores gratis

Asesórate de la mejor manera

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo.
¡Gratis y sin compromiso!

Paso 5: Inicia los trámites

Con la sociedad ya constituida, hay que empezar con los trámites administrativos necesarios para su puesta en marcha. Según la forma jurídica que hayas decidido darle a tu empresa, tendrás que efectuar unos u otros. Pero así, por encima, son:

  • Solicitud de la certificación negativa del nombre.
  • Ingreso y certificado del Capital Social Exigible.
  • Solicitud del Código de Identificación Fiscal (CIF) Provisional.
  • Liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD).
  • Inscripción de la Sociedad en el Registro Mercantil Provincial.
  • Obtención del CIF definitivo.
  • Alta en el Impuesto de Actividades Económicas.
  • Declaración Censal.
  • Legalización de los libros oficiales.
  • Adquisición y legalización del libro de visitas.
  • Afiliación a la Seguridad Social (empresa y trabajadores).
  • Licencias municipales (de actividad, de obra, de apertura).
  • Alta en el Registro de Establecimientos.
  • Comunicación de Apertura del Centro de Trabajo.

¿Conoces los Puntos de Atención al Emprendedor (PAE)? Se encargan de facilitar la creación de nuevas empresas, el inicio efectivo de su actividad y su desarrollo, a través de la prestación de servicios de información, tramitación de documentación, asesoramiento, formación y apoyo a la financiación empresarial. Pero además, nosotros te recomendamos que contrates a un gestor para hacerse cargo de todo el papeleo que conlleva la creación y vida de una empresa. Nos parece que a la larga es la solución más rentable: ¡tienes a un profesional (que siempre es el mismo) descargándote de preocupaciones y trámites arduos!

Paso 6: Y remar, remar, remar

Prepara un buen “elevator pitch” o resumen de la idea de negocio en el tiempo que dura un trayecto en ascensor. Si no estás en Internet no existes, y si nadie te conoce… ¡no te pueden contratar! Así que una vez esté todo listo, muévete, que te oigan, que hablen de ti (bien, si puede ser), y tu empresa será un éxito.

Si necesitas un asesor o abogado que inicie los trámites, nosotros queremos ayudarte y aportar nuestro granito de arena.

Etiquetas relacionadas: Asalariado, Asesoría, autónomo, Empresa, Startup