Las ventajas fiscales al invertir en una Startup

El ecosistema emprendedor no ha dejado de crecer en los últimos años y ya es un sector en auge en España. Actualmente existen 3.087 startups y 346 inversores dispuestos a conectar con ellas para invertir su capital (según datos de startupxplore).

A pesar de su evidente crecimiento, los emprendedores continúan teniendo problemas para conseguir financiación para sus proyectos, al igual que los inversores para decidirse por invertir en este tipo de empresas.

Invertir en empresas de nueva o reciente creación conlleva ciertos riesgos que los inversores deben tener en cuenta, pero también importantes ventajas fiscales. La actual Ley de Emprendedores, dentro de la normativa en torno al área fiscal, aporta una serie de incentivos a los que todo inversor puede acceder por invertir en una startup.

Deducciones a nivel estatal

Si se realiza la inversión en la startup a través de una persona física, al inversor se le aplica la deducción en el IRPF por inversión en empresas de nueva o reciente creación (de no más de 3 años). El porcentaje deducible es del 20% sobre las cantidades invertidas y la deducción estatal está limitada a 10.000 euros por año y contribuyente.

Requisitos para acogerse a la deducción estatal

Crowdcube, la plataforma dedicada a la inversión y financiación empresarial en España, contempla en la Guía de Incentivos Fiscales a la Inversión en Startups los requisitos que debe cumplir un inversor para acogerse a la deducción estatal por inversión en empresas de nueva o reciente creación:

  • Residir en España.
  • Haber invertido en una empresa con sede en España y fundada en los últimos 3 años.
  • Tener una cuota a pagar en concepto de IRPF.
  • No tener, juntamente con su grupo familiar, más del 40% de las participaciones de la empresa invertida.
  • No tener relación laboral con la empresa.

Deducciones a nivel regional

A la deducción estatal se le añade la posibilidad de aplicar la deducción que establecen las comunidades autónomas en cada caso, aumentando así el límite total deducible entre los 600 y los 6.000 euros adicionales en función de la comunidad autónoma. Algunas comunidades ofrecen desgravaciones complementarias que pueden suponer una deducción en el IRPF de hasta 16.000 euros.

En la siguiente tabla (elaborada por Crowdcube) podemos ver los requisitos aplicables en cada comunidad. Las que no aparecen no cuentan con un programa de incentivos fiscales, por lo que sus residentes solo pueden acogerse a los estatales:

deducciones regionales

Crowdcube aporta una serie de casos prácticos de inversión en empresas de nueva o reciente creación. Vamos a ver el que hace referencia a una inversión de 3.000€ en una empresa con residencia fiscal en España o en las comunidades de Andalucía, Galicia, Madrid, Aragón y Murcia:

  • El inversor es residente en España o en alguna de las comunidades mencionadas.
  • Hacienda devuelve hasta un 20% de la inversión (en este caso, coinciden los porcentajes de deducción estatal y autonómico).
  • El límite de la deducción en el tramo estatal del IRPF es de 10.000 €.
  • El límite de la deducción en el tramo autonómico del IRPF es de 4.000 €.
  • El límite máximo total de la deducción es de 14.000 € (deducibles íntegramente en el caso de una inversión de 70.000 €).

Como veis, los incentivos fiscales que puede obtener un inversor a la hora de invertir en una startup son muchos y varían según la comunidad en la que se ubique. Además, si el inversor decide finalmente vender sus participaciones en la empresa, no tendrá que tributar por la ganancia patrimonial obtenida de esa operación si reinvierte la misma cantidad en otra empresa de nueva o reciente creación.

Cristina Juan
Cristina Juan @cristinajuanc