¿Cuánto cuesta reclamar un despido laboral en 2019?

¿Necesitas un abogado? Hemos ayudado a personas a encontrar abogado hoy.

¿Necesitas un abogado? Te ayudamos a encontrar un abogado hoy.

Por favor contesta unas pocas preguntas para ayudarnos a encontrarte abogados en tu zona.

Perder un trabajo puede convertirse en un auténtico drama para muchos. Se deja entonces de percibir una importante cantidad de ingresos mensuales. Y esto puede suponer un gran problema, sobre todo si se tienen cargas familiares o personales.

En todo este contexto, parece poco probable que alguien se plantee reclamar un despido laboral. Pero esto es precisamente lo que debemos hacer, si consideramos que hemos sido injustamente despedidos. De hecho, es probable que con ello podamos percibir una indemnización. Un importe que quizá resuelva muchas de nuestras preocupaciones. O, en el mejor de los casos, podrías lograr incluso la reincorporación.

A continuación, se analizan las situaciones en las que es posible reclamar, el precio de reclamar un despido laboral, las diferencias entre un despido procedente y otro improcedente y los detalles del procedimiento de reclamación.

Las características de un despido

En primer lugar, conviene saber de qué hablamos exactamente cuando nos referimos a un despido. Y es que no cualquier cese de actividad en la empresa por parte de un trabajador puede considerarse un despido.

Y, lo más importante, no todos los despidos se pueden considerar procedentes. Es decir, existen ciertas situaciones en las que la empresa no tendría derecho a despedir sin consecuencias al trabajador. Y es en estas circunstancias en las que cobra especial sentido preguntarse por el precio de reclamar un despido laboral.

Comenzamos, por tanto, por el principio: ¿qué es un despido? Se trata de la extinción de la relación contractual y laboral que une a empresario y trabajador. Y, si hablamos de despido, esta extinción se produce únicamente por decisión del primero. Esto es, es la empresa la que decide prescindir de los servicios del empleado. Sin su consentimiento y de manera unilateral.

Hay que tener en cuenta que esta decisión de la empresa tiene que estar debidamente justificada. Y, si esto sucede, la decisión surtirá efectos de manera inmediata. Desde el momento de la comunicación del despido, el trabajador tendrá que dejar la empresa.

Y esto será posible hacerlo sin mayores consecuencias para la empresa solo en caso de reunirse dos de las premisas fundamentales de un despido: la gravedad y la culpabilidad. Entran en juego en este punto y de manera inevitable los conceptos de despido procedente y despido improcedente.

El despido procedente

Hablamos de despido procedente (aquel que no tiene sentido reclamar, porque la empresa efectúa de manera justificada) cuando se da alguna de estas circunstancias:

  • Amortización de puestos de trabajo: si la empresa está sufriendo una crisis financiera o económica (y lo justifica debidamente) tendrá derecho a despedir a parte de sus trabajadores sin consecuencias. Para ello, deberá acreditar que los ingresos han decrecido durante más de tres meses consecutivos.
  • Motivaciones organizativas o técnicas: si se producen cambios sustanciales en los métodos de trabajo o en los procesos de producción, la empresa puede acogerse a ellos como argumento para el despido de uno o varios de sus trabajadores.
  • Absentismo laboral: hablamos en este punto de la ausencia reiterada de un trabajador en su puesto de trabajo. En concreto, se ha de producir un absentismo del 20 % en dos meses seguidos, o del 25 % en cuatro meses no consecutivos.
  • Escasa o nula adaptación a cambios en el puesto de trabajo: la posible ineptitud del trabajador, o la imposibilidad de que este se adapte a ciertos cambios sucedidos en su actividad, son también motivos de despido procedente.
  • El despido disciplinario: separamos en este apartado ciertas causas que exceden de lo que se considera simplemente improcedente. Nos referimos, por ejemplo, al espionaje empresarial, al trato inadecuado a los clientes, a la desobediencia a algún superior o a las ofensas hacia otros compañeros.

Como ves, son muchas las opciones con las que cuenta una empresa para poder despedir a sus trabajadores sin enfrentarse por ello a duras sanciones o indemnizaciones.

En concreto, en estos casos no tendría mucho sentido tratar de averiguar cuánto cuesta reclamar un despido laboral. Más que nada, porque el trabajador muy difícilmente conseguirá que se considere su despido como improcedente y, por tanto, objeto de indemnización.

El despido improcedente

¿En qué situaciones el trabajador tiene derecho a reclamar un despido laboral? Básicamente, en aquellos supuestos en los que se trate de un despido improcedente. Es decir, cuando la empresa haya extinguido unilateralmente el contrato con el empleado sin que existan para ello causas justificadas.

Esto significa que no se dan ninguno de los supuestos comentados en el apartado del despido procedente. Asimismo, puede considerarse un despido improcedente si:

  • Se esgrimen únicamente causas subjetivas.
  • No se acredita de manera clara un incumplimiento del contrato de trabajo.
  • Se acredita un incumplimiento, pero este no alcanza las calificaciones de grave y culpable.
  • No se han cumplido, por parte de la empresa, los tiempos o requisitos exigidos por la normativa vigente en la comunicación del despido.

Reclamar un despido laboral: el procedimiento

Lo primero a tener en cuenta si analizamos el procedimiento del despido es el hecho de que es un acto que requiere de cierta formalidad. Esto significa que se han de cumplir ciertos requisitos en su comunicación.

Entre todos ellos, destaca la obligatoriedad de comunicar el despido por escrito al trabajador. Y en este escrito ha de figurar toda la información relativa al despido. Además, el empresario ha de asegurar la correcta recepción del mismo por parte del empleado.

¿Cuándo procede reclamar?

Si el trabajador no está de acuerdo con las causas esgrimidas por la empresa para proceder al despido, dispone de 20 días hábiles para reclamar. Y este plazo computa desde la fecha en que surte efecto el propio despido.

Como es común en estos casos, antes de acudir a los tribunales se procede a celebrar un acto de conciliación. Si en este no es posible alcanzar un acuerdo entre empresa y trabajador, entonces se podrá proceder a la reclamación judicial.

¿Cuánto cuesta reclamar un despido laboral?

Has de saber que, en caso de optar a una indemnización por despido laboral, esta podrá ascender a lo equivalente a 33 días por año trabajado.

Pero, sin duda, también es importante tener en cuenta cuál es el precio de reclamar un despido laboral. Básicamente, porque para iniciar este trámite necesitarás contar con un abogado especialista en derecho laboral. Y su precio puede oscilar entre el 10 % y el 20 % del total indemnizado, situándose el precio medio en el 15 %.

Te animamos a comparar en Easyoffer los diferentes servicios y presupuestos que te ofrecen nuestros abogados especializados en derecho laboral. ¡Encuentra tu defensa ideal y protege tus derechos!

Presupuestos de abogados y asesores gratis

Asesórate de la mejor manera

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo.
¡Gratis y sin compromiso!
Júlia Jiménez
Júlia Jiménez Periodista, redactora freelance y SEO copywriter www.lasletrasdejulia.com