¿Sabes cuánto cuesta reclamar por mala praxis profesional en 2019?

¿Necesitas un abogado? Hemos ayudado a personas a encontrar abogado hoy.

¿Necesitas un abogado? Te ayudamos a encontrar un abogado hoy.

Por favor contesta unas pocas preguntas para ayudarnos a encontrarte abogados en tu zona.

Con el término mala praxis nos referimos a todas aquellas actuaciones profesionales en las que se comete alguna negligencia. Un error por parte del profesional que puede llegar a salir muy caro. Por eso, no es de extrañar que mucha gente se pregunte si es posible denunciar estos supuestos y cuál es el precio de reclamar por mala praxis.

En este artículo queremos despejar todas las dudas que tengas al respecto. Tanto sobre lo que se considera mala praxis y lo que no, como acerca del procedimiento de reclamación. Además, te contaremos cuáles son los sectores en los que más frecuentemente se producen casos de mala praxis.

La mala praxis: ¿qué es y qué no es una negligencia profesional?

En primer lugar, hay que distinguir entre el desarrollo de la actividad profesional y el resultado obtenido tras la prestación del servicio. Es decir, a ningún profesional se le puede exigir un resultado concreto. Por ejemplo, ganar un caso en los juzgados o recuperarse completamente tras una enfermedad. En ambos ejemplos, el resultado dependerá de otras muchas variables además de la actuación profesional.

Sin embargo, lo que sí es posible exigir es que el profesional desarrolle la actividad en cuestión con la máxima diligencia, poniendo todo de su parte y sin cometer errores. Y, si esto no sucede y se da una clara mala praxis, se podrá reclamar al profesional su responsabilidad en los daños causados.

Y precisamente estos, los daños, será lo más complicado de valorar en los supuestos de mala praxis profesional. Entre otros motivos, porque no siempre se va a tratar de una consecuencia que perciba el afectado. En algunas ocasiones, en lo que deriva una mala praxis profesional es en la pérdida de alguna oportunidad. Y, en este caso concreto, la valoración del daño es ciertamente compleja.

El proceso de reclamación por mala praxis

La jurisprudencia relativa a la mala praxis profesional es muy variada. En ocasiones, es tan complicado determinar la responsabilidad real del profesional y los daños objetivos sufridos por el cliente o paciente, que las demandas y reclamaciones se acaban desestimando.

Aunque desde Easyoffer siempre recomendamos rodearte de los mejores profesionales, aquellos que defiendan tus derechos con todas las garantías, puntualmente pueden entrar en juego otros factores.

Hablamos, por ejemplo, de la intervención de los colegios profesionales. Estos, la mayoría de las veces, intentarán defender las actuaciones de sus colegiados. Y, para ello, alegarán que los resultados se han debido a cuestiones ajenas a su actividad profesional.

Asimismo, tendrás que prepararte de una u otra forma en función de qué tipo de negligencia quieras reclamar. En este sentido, es conveniente que destaquemos cuáles son los procedimientos más habituales. Y estos son la reclamación por negligencia médica y la reclamación por mala praxis profesional de abogados. Revisamos estos dos grandes casos, por separado, a continuación:

La negligencia médica

Básicamente, las negligencias médicas pueden tener lugar en tres contextos médicos, según establece la jurisprudencia:

  • Exploraciones médicas.
  • Diagnósticos.
  • Tratamientos clínicos y quirúrgicos.

Así, cuando un profesional sanitario actúe sin la diligencia esperada en cualquiera de estos ámbitos, cabe pensar en la reclamación. Y esta puede iniciarse por diversas vías, en función de la gravedad de los resultados y de dónde estos hayan tenido lugar.

Para que te hagas una idea, este tipo de negligencias pueden ir desde un error en la medicación prescrita al paciente, hasta un alta médica prematura, pasando por errores en diagnósticos o intervenciones quirúrgicas fallidas.

Las vías de reclamación

Asimismo, estas negligencias pueden cometerse en el ámbito privado o en el público. Esto es, en centros públicos o privados. Tanto los plazos para presentar la reclamación como el precio de reclamar por mala praxis pueden variar en cada caso. En resumen, estas son las tres vías posibles en relación con cada uno de los supuestos en los que te encuentres:

  • Vía contencioso-administrativa: si la negligencia tiene lugar en un centro público, se podrá reclamar la responsabilidad patrimonial por daños y perjuicios. Esta es una de las vías más lentas, que puede alargarse incluso hasta 5 años. El procedimiento comienza con la reclamación ante el servicio de atención al paciente del propio centro. Si en este punto no se resuelve el asunto, se tendrá un año para interponer una reclamación administrativa.
  • Vía civil: si la negligencia ha sido cometida en un centro privado, lo que se reclama es la responsabilidad civil. Se procede a demandar al profesional, a la compañía de seguros o al centro, para optar a una indemnización por daños y perjuicios. Y el plazo será, igualmente, de un año.
  • Vía penal: si el resultado de la mala praxis ha sido la muerte o una lesión grave, se puede acudir a la vía penal. Y esto podrá hacerse tanto en el ámbito público como en el privado.

La mala praxis profesional de un abogado

En líneas generales, la negligencia por parte de un abogado puede deberse a tres causas fundamentales:

  • Faltar al deber de información: no informarte debidamente sobre tus posibilidades reales de ganar el caso o no mantenerte actualizado acerca del desarrollo del procedimiento.
  • No custodiar adecuadamente los documentos o no devolverlos en tiempo y forma: los documentos que se manejan en la mayoría de procesos judiciales son confidenciales, y así deben tratarse.
  • Evidenciar un desconocimiento de la legislación o jurisprudencia relacionadas con el caso: que tu abogado esté perfectamente al día de todas las novedades legales referentes a tu procedimiento es clave para conseguir el éxito.

¿Cuánto cuesta reclamar por mala praxis profesional?

Para terminar, solo queda conocer el precio de reclamar por mala praxis profesional. En cualquiera de los ámbitos en los que tenga lugar, este oscilará entre el 10 y el 20 % del importe recibido en concepto de indemnización por mala praxis. En consecuencia, el importe medio se situará en el 15 %.

Y no olvides que para iniciar el procedimiento con buen pie, has de recopilar toda la información posible sobre tu caso. Si se trata de una negligencia médica, tendrás que solicitar tu historial, así como los resultados de todas las pruebas que te hayan hecho y los tratamientos aplicados.

Presupuestos de abogados y asesores gratis

Asesórate de la mejor manera

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo.
¡Gratis y sin compromiso!
Júlia Jiménez
Júlia Jiménez Periodista, redactora freelance y SEO copywriter www.lasletrasdejulia.com