Qué hacer antes de firmar un contrato laboral

No todos estamos acostumbrados a leer documentos legales, pero en el caso del contrato laboral hay que hacer un “esfuerzo”: este escrito que firmes va a ser el que vincule tu vida a tu andadura profesional. En Easyoffer te ayudamos a revisar que todo está en orden con unas sencillas claves.

Acabas de conseguir un nuevo trabajo, ¡estarás eufórico! Pero que el ímpetu no te lleve por delante: para un segundo y lee bien antes de firmar. ¡El contrato de trabajo es tu principal documento legal vinculante!

Lo más habitual es que ya conozcas ciertos detalles, y que otros te los expliquen sobre la marcha cuando tengas el contrato delante; pero no te cortes, tómate tu tiempo antes de firmar y haz las preguntas que tengas que hacer. Easyoffer te facilita una guía básica para leer tu contrato laboral (y revisar que todo, todo y todo está en su sitio).

Paso 1: Lee por orden

Sí, algo tan sencillo como eso: lee en orden, revisa punto por punto (sin saltarte ninguno…) y verás cómo no se te olvida nada.

Paso 2: Pide una copia del contrato laboral

¡Para poder revisarla cómodamente más tarde! Estás en tu derecho, que no te dé vergüenza.

Paso 3: Verifica el tipo de contrato laboral

Y asegúrate de que sea aquel del que has estado hablando durante el proceso: indefinido, temporal, a tiempo parcial, formativo, en prácticas… Este pequeño detalle se encuentra en el título del contrato, después del logo del Ministerio, por eso está en primer lugar.

Presupuestos de abogados y asesores gratis

Asesórate de la mejor manera

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo.
¡Gratis y sin compromiso!

Paso 4: Comprueba los datos de los contratantes y los detalles

Ten en cuenta una cosa: ser prudente no es “desconfiar”, sino “asegurar”, y tú tienes que estar seguro de dónde te metes al firmar un papel legal y vinculante. Así que manos a la obra:

¿Quién contrata?, ¿A quién contrata?. Revisa que todos los datos de la empresa o empleador sean correctos: el CIF, el nombre o razón social, el domicilio fiscal, el nombre y DNI del representante que firma en su nombre, el tipo de actividad, los datos de la cuenta de cotización en la Seguridad Social, etc. Fíjate en que estén bien escritos, y si algo te suena raro, pregunta. Imagínate que el nombre de la empresa no coincide… eso es algo que tienes que aclarar. ¡Comprueba también los datos del empleado! (o sea, tú).

Confirma cuál será tu sede laboral. Esto aparecerá justo después de los datos de la empresa y se volverá a repetir con más detalle en la cláusula primera.

Fíjate en: El grupo profesional, categoría, puesto y funciones a realizar, también en la cláusula primera.

1. Las horas estipuladas a la semana, es decir, tu jornada. Este dato está en la cláusula segunda.

2. La fecha de inicio del contrato y la duración, que debe aparecer en la cláusula tercera.

3. Si hay periodo de prueba, también en la cláusula tercera.

4. Los horarios, si trabajas fines de semana o no, etc.

5. Las vacaciones (cláusula quinta).

Paso 5: Confirma el salario

Detalles, periodicidad y forma de pago, que deben aparecer alrededor de la cláusula cuarta. Es uno de los puntos más delicados, aunque si el tema se ha tratado con fluidez y la comunicación ha sido correcta, no tiene que haber problemas. Aparece normalmente el bruto, pero es importante que durante el proceso hayas negociado el neto, porque si no, puedes llevarte un buen susto.

  • ¿Cuántas pagas tienes?
  • ¿Están prorrateadas?
  • ¿Qué retención van a aplicarte? (Ojo con esto… que luego llega la Renta y sufrimos).
  • ¿Tienes complementos salariales? ¿Bonificaciones?

Paso 6: Los derechos y obligaciones

En el contrato de trabajo figurará a qué convenio colectivo estás sujeto, así que es importante que te lo leas también. Aparecerá al final del contrato, entre las cláusulas séptima o novena, es importante de cara a saber qué días libres te corresponden, qué remuneración, qué vacaciones, ¡búscalo!.

Ya sabes que los derechos y obligaciones que aparezcan en tu contrato deben estar regulados por el Estatuto de los Trabajadores. Si tu documento no recoge algunas peculiaridades, estarán en el convenio o en el Estatuto. De cualquier forma, si algo te preocupa, pregunta a un abogado. Y si crees que el contrato que vas a firmar establece condiciones inferiores a tus derechos, ¡encuentra un abogado!

Etiquetas relacionadas: Abogado, Contrato, Ley