8 mitos sobre la declaración de la renta

La capacidad creativa del hombre es asombrosa: hay que ver la cantidad de cuentos e historias que se inventa. Como estamos en campaña de Declaración de la Renta, hemos recopilado para ti los mitos más famosos sobre el tema, te vendrá bien leerlos para no volver a creerte ninguno, y ante la duda, ya sabes: ¡Déjanos buscar un asesor a tu medida!

Hay muchas medias verdades circulando por ahí sobre la Declaración de la Renta, se parece un poco al “Coco”, porque mucha gente le tiene miedo. Y es que ajustar cuentas con la Agencia Tributaria es un trauma para muchos, aunque realmente no tiene por qué, ¿a ti también te pasa? Léenos y lo solucionamos, ya verás.

A veces, las malas experiencias de unos pocos afectan al imaginario colectivo, sobre todo cuando no se aprende la lección: todo tiene un por qué, y las leyendas urbanas de la declaración, también.

Presupuestos asesores especialistas en declaración de la renta

1. “Hacer la Declaración de la Renta es una pesadilla”

Efectivamente, fácil, fácil, no es, empezando por el manual práctico de más 1000 páginas, pero hombre, una pesadilla tampoco: tienes varias formas de afrontarla. La propia Agencia Tributaria ya facilita un borrador para aligerarte un poco la carga, y si aún así no quieres vértelas con los papeles, puedes pedir cita previa para que te la hagan en Hacienda, si esta idea tampoco te gusta y se trata de una declaración sencilla, puedes ir a tu banco.

Para esta campaña de 2017, correspondiente al ejercicio 2016, se ha suprimido el programa PADRE y también el simulador virtual del borrador, y se han cambiado por la ‘Renta web’ que busca hacer más fáciles las gestiones telemáticas.

2. “Lo mejor es no hacerla si se puede evitar”

Depende de tu caso. ¿Por qué no hacerla si puede ser beneficiosa para ti? Aunque no estés obligado a hacerla por no llegar a los mínimos establecidos, si te han retenido bien la nómina (o demasiado bien y te han practicado altas retenciones) y tienes derecho a deducciones, lo más seguro es que el resultado te salga a devolver ¡Ojo también con las retenciones en fondos bancarios!

Para ello la opción que tienes es hacer el borrador y ver el resultado. Obviamente si estás obligado a tributar no tendrás alternativa legal, pero si no lo estás porque no llegas a los mínimos puedes actuar según tu interés.

3. “Lo que Hacienda no sepa… es mejor no decírselo”

Eso amigos… es fraude, ¿no? En teoría, cuando a uno le toca pagar, es porque debe. Resulta tentador omitir información, pero a la larga puede salir caro no declarar un arrendamiento, un premio de juego, una ayuda pública, etc. Es importante ajustar cuentas de manera legal ya cada año es más difícil salir indemne de estas cosas, y el control informático a nuestras cuentas está detallado…

Y además, notificar ciertas novedades a Hacienda te puede alegrar el año:

  1. Si has contraído matrimonio.
  2. Si has tenido hijos.
  3. Si estás viviendo de alquiler.
  4. Si has hecho aportaciones a un plan de pensiones.
  5. Si has efectuado donaciones.

4. “Una vez que haces la primera Declaración de la Renta, ya no hay vuelta atrás”

El clásico “si declaras un año, Hacienda te ficha y tendrás que declarar siempre”. La declaración de IRPF es anual, y si tu situación cambia y no llegas al límite de ingresos obligado para declarar, si no quieres, no declaras.

El límite está en 22.000 euros anuales si tienes un solo pagador, y 12.000 euros si tienes más de uno (y haber cobrado el paro cuenta como uno…). También hay que tener en cuenta rendimientos del capital inmobiliario y otros ingresos, como los derivados de letras del tesoro, subvenciones, o compraventa de renta variable.

Despeja tus dudas a través de este enlace a la Agencia Tributaria ‘¿Quién tiene la obligación de declarar?‘ ya que hay que tener en cuenta muchos condicionantes.

Presupuestos de abogados y asesores gratis

Asesórate de la mejor manera

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo.
¡Gratis y sin compromiso!

5. “Lo que dice el borrador va a Misa”

El borrador no es una declaración de la renta si no un documento que realiza la Agencia Tributaria, y que solo contiene los datos de los que ella dispone, siendo una estimación.

Muchas veces está incompleto e incluso es erróneo. Confirmarlo sin mirar puede ir en tu contra, ya que, por ejemplo, tal vez pierdas deducciones que no aparecen y a las que tienes derecho. Tú, como contribuyente eres quien debe asegurarse de que los datos que hay en el borrador son correctos y están actualizados, y si no, ponerle remedio. Si confirmas un borrador erróneo, la responsabilidad es tuya, y de la multa… mejor no hablamos.

Y ¡ojo! Porque Hacienda no se hace responsable de sus errores en el borrador, de tal forma que si tu sigues adelante con el documento que ellos proponen sin detenerte a corregir, olvídate luego de reclamar a la Administración por datos que puedan ser erróneos.

6. “Si tienes dos pagadores o más, te saldrá a pagar”

Esta es una de las creencias más arraigadas que no es cierta así, tal cual. ¿Por qué? Porque si las retenciones están bien hechas, no tiene por qué salirte a pagar. El problema llega cuando uno o ambos pagadores te han retenido poco o nada en las retribuciones. Un 0 %, un 2 %, un 4 %… con esas retenciones, claro que sale a pagar. Así que revisa bien tus contratos antes de firmarlos, y estate atento si ves que tu sueldo “cambia”: ve inmediatamente a hablar con el departamento competente.

Lo mismo sucede con el paro: puedes solicitar al SEPE que incremente las retenciones que se practican sobre la nómina de la prestación por desempleo.

Por lo tanto aquí puedes ser tú quien decida. Si prefieres ganar más dinero al mes a costa de que Hacienda te ajuste las cuentas una vez al año, opta por retenciones más bajas. Si por el contrario mensualmente sacrificas parte de tus ingresos a cambio de llevarte una alegría con tu declaración, puedes intentar aumentar las retenciones en tus trabajos.

7. “Los niños y menores no declaran”

Si no tienen rentas, obviamente no. Pero si las tienen y llegan al mínimo establecido, sí que declaran. Y los fondos que en su día les abrieran papá o el abuelo, también cuentan.

8. “El Estado se queda sin dinero”

Otra preocupación reciente es la solvencia del país. Cuando la viabilidad económica está puestas en tela de juicio y la hucha de las pensiones es un tema de conversación frecuente, hay quien piensa que Hacienda tampoco tendrá liquidez para devolver lo que corresponda.

Puedes estar tranquilo. Si tu declaración sale a tu favor, cobrarás sin duda. Ahora bien, lo que no te aseguran son los plazos, por lo que ese dinero puede que tarde meses y mese en llegar. Si excede el medio año Hacienda debe pagar intereses de demora, aunque tampoco esperes que sean cuantiosos. Eso sí, ten cuidado porque si eres tú quien debe pagar no habrá retrasos: la Agencia Tributaria cobrará el día que te indique, y si no tienes dinero, cargarán intereses en tu contra.

No obstante, si quieres asegurarte de que tu declaración de la renta se haga correctamente, deberías contactar con un asesor fiscal profesional. Si lo deseas, en Easyoffer te pondremos en contacto con hasta tres asesorías fiscales cercanas a ti para que puedas comparar y elegir la opción más adecuada para ti. Para ello basta con que rellenes nuestro formulario para solicitar presupuestos de asesores especialistas en hacer la declaración de la renta.

Etiquetas relacionadas: Asesor, Contabilidad, Declaración de la Renta
Easyoffer
Easyoffer Easyoffer