¿Qué ocurre con los préstamos de dudoso cobro durante la crisis del coronavirus?

¿Necesitas un abogado? Hemos ayudado a personas a encontrar abogado hoy.

¿Necesitas un abogado? Te ayudamos a encontrar un abogado hoy.

Por favor contesta unas pocas preguntas para ayudarnos a encontrarte abogados en tu zona.

Conceder préstamos a particulares y empresas es el objetivo primordial de todas las entidades financieras. Con ellos, los clientes pueden comprar todo tipo de bienes duraderos, desde automóviles hasta electrodomésticos. Incluso son un método habitual para la adquisición de viviendas. Y los bancos obtienen ingresos y se benefician de la comercialización de esos préstamos. Concretamente, a través del cobro de intereses. 

Pero conceder préstamos conlleva siempre un riesgo. Ninguna entidad puede estar 100 % segura de que el cliente va a devolver el importe prestado en el plazo acordado. Mucho menos, en situaciones como la actual, en plena crisis provocada por el coronavirus COVID-19. La declaración del estado de alarma y la paralización de la actividad económica han complicado la situación de muchas personas y empresas.

Lamentablemente, es más que probable que en los próximos meses aumenten el número de préstamos de dudoso cobro. Para tratar de evitarlo, el Gobierno ha tomado una serie de decisiones sobre aplazamientos en el cobro de préstamos e hipotecas. Te lo explicamos todo en detalle, a continuación.

¿Qué son los préstamos de dudoso cobro?

Se considera que un préstamo es de dudoso cobro cuando han transcurrido más de 90 días desde que venció el plazo de pago y este no se ha efectuado. Son conocidos también como préstamos con incumplimientos o NPL (por sus siglas en inglés: Non-Performing Loans).

El BCE (Banco Central Europeo) y la ABE (Autoridad Bancaria Europea) consideran que un préstamo es dudoso cuando, además de los 90 días de retraso en el pago de las cuotas, se dispone de información que hace pensar que los problemas financieros del prestatario le van a impedir devolver el importe pendiente. Hay algunos indicadores más o menos evidentes:

  • Particulares: si pierden el empleo o cesan en su actividad como autónomos. 
  • Empresas: si presentan falta de liquidez o un exceso de endeudamiento.

Para hacer frente a estas situaciones, los bancos reservan ciertas cantidades destinadas compensar los quebrantos que suponen los préstamos impagados. Pero, si un banco acumula un volumen muy grande de préstamos dudosos, deja de prestar dinero. ¿El resultado? Se niega al resto de clientes el crédito que necesitan para consumo o inversión. Y la entidad asume un importante riesgo patrimonial.

El gran problema se genera cuando esto le ocurre a muchas entidades a la vez. Entonces, se produce un riesgo sistémico, que previsiblemente abocará a todo el país a una crisis económica. Como te puedes imaginar, a todos nos interesa que esto no suceda.

La responsabilidad de las entidades financieras

Los bancos deben hacer lo posible por no acumular demasiados préstamos de dudoso cobro en sus cuentas. Existen una serie de medidas:

  • Evaluación de riesgos: el estudio exhaustivo de la situación del cliente es imprescindible para no conceder créditos que acaben convirtiéndose en préstamos de dudoso cobro.
  • Asesorar al cliente adecuadamente: para impedir en la medida de lo posible el impago.
  • Seguimiento: para detectar a tiempo estos problemas y buscar posibles soluciones pactadas con el cliente.
  • Ofrecer alternativas: hay que revisar las condiciones de los préstamos para facilitar el pago final, mediante, por ejemplo, el aplazamiento.

Las medidas del Gobierno sobre préstamos e hipotecas

Para paliar las consecuencias económicas y financieras de la crisis del coronavirus, el Gobierno ha aprobado la concesión de moratorias obligatorias. Inicialmente, estas moratorias se destinaron a las hipotecas para adquirir la vivienda habitual. Pero el pasado 31 de marzo se ampliaba esta posibilidad a:

  • Inmuebles dedicados a la actividad de empresas y profesionales.
  • Viviendas alquiladas.
  • Préstamos personales.

La duración de estos aplazamientos se ha establecido en un mínimo de tres meses.

Los requisitos

Esta medida supone un importante alivio para empresas y familias. Sin embargo, los requisitos que se exigen para acceder a la moratoria son bastante estrictos:

  • Haber perdido el empleo o, en el caso de los trabajadores autónomos, tener una pérdida de ingresos de al menos el 40%.
  • Que los ingresos de toda la unidad familiar en el mes anterior a la solicitud no superen los 1.613 euros.
  • Que las cuotas de los préstamos más los gastos por suministros básicos sean superiores al 35 % de todos los ingresos de la unidad familiar.

Cabe esperar que no sean muchas las personas que puedan acogerse a estos aplazamientos. Por eso, es más que probable que muchos de  los préstamos cuyos titulares se han visto afectados por la crisis del coronavirus se conviertan en préstamos de dudoso cobro.

¿Qué proponen los bancos?

Como comentábamos al inicio, a nadie le interesa que el número de préstamos de dudoso cobro se incremente exponencialmente por culpa de la crisis del coronavirus. Por eso, las entidades de crédito que forman parte de la AEB (Asociación Española de Banca) y las Cajas de Ahorros están ofreciendo ayudas adicionales. 

Los más vulnerables disponen de aplazamientos de hasta 12 meses en las hipotecas para la compra de la vivienda habitual. Y la moratoria será de 6 meses para los créditos personales.

Además, todo parece indicar que las entidades están dispuestas a no aplicar intereses por estos aplazamientos.

La postura del Banco de España y del BCE

El BCE, por su parte, ha flexibilizado el tratamiento que se da a los préstamos de dudoso cobro. ¿El objetivo? Que los bancos puedan seguir prestando dinero en estos momentos tan críticos, Así, se posibilita una salida pronta de la crisis económica originada por el coronavirus COVID-19. 

Por su parte, el Banco de España se dispone a congelar los plazos que obligan a los bancos a provisionar estos créditos de dudoso cobro, para facilitar nueva financiación.

Como ves, son muchos los esfuerzos que se están haciendo para mitigar los efectos de la crisis del coronavirus en España y en Europa. Si necesitas ayuda o asesoramiento adicional, no dudes en consultar con un abogado especializado. Recuerda que puedes encontrar al mejor aquí.

Etiquetas relacionadas: Bancario, deud
Júlia Jiménez
Júlia Jiménez Periodista, redactora freelance y SEO copywriter www.lasletrasdejulia.com